A 8 meses del terremoto del 16 de abril, el impacto en una IMF

En la última edición de la Revista Microfinanzas de la RFD, se presentó una entrevista realizada a Francisco Moreno, Director Ejecutivo de Fundación Espoir, con el objetivo de conocer la labor que realiza la institución y las afectaciones que sufrieron a ocho  meses del terremoto del 16 de abril.

Compartimos este importante material con todos ustedes.    

¿De dónde nace Fundación Espoir?

Fundación Espoir nace con el objetivo de promover el desarrollo económico y social de personas microempresarias pobres o vulnerables de escasos recursos, enfatizando el trabajo hacia mujeres. El fuerte de la Fundación es la metodología grupal, teniendo cifras de más del 60% de nuestros clientes bajo banca comunal.

El trabajo de la institución está orientado a apoyar los esfuerzos de las personas que quieren salir adelante, considerando que este apoyo no es solo otorgar crédito, sino que a más de ello se dote de educación en manejo de negocios, crédito, salud preventiva, equidad de género, derechos, disminuir su vulnerabilidad ante el impacto de los desastres naturales. Contamos también con un componente de cuidado a la salud de la población a través de programas de atención médica.

¿Cuál es la metodología para la entrega de los micro créditos de la Fundación?

Nuestra fortaleza es la banca comunal, reunimos a un grupo de entre 15 a 20 personas de un mismo barrio que tangan alguna actividad económica, que se conozcan entre sí para acceder a un crédito, este puede ser, por ejemplo, de 10.000 USD, que se distribuirán para cada una de las personas que forman el grupo.

Esta metodología permite a las personas que no pueden acceder a un crédito individual obtenerlo, sea porque no tienen historial crediticio, garante, etc. Lo interesante aquí, es que todos se conocen y pueden garantizar el cumplimiento de las cuotas, en caso de que una persona no pague entre todas cumplen con estos haberes.

¿A ocho meses del terremoto cómo evaluaría la situación de la Fundación?

Manabí para Espoir es el corazón de la institución porque ahí nacimos y es la zona geográfica donde mayor cobertura tenemos. Manabí representa el 50% de cartera y clientes. Estaríamos hablando que el día del terremoto teníamos 21 000 clientes activos, de estos 17.000 estaban en banca comunal.

En esta provincia cubrimos los 22 cantones, contamos con 4 agencias, 9 puntos de atención y estaba el 30% del total de colaboradores de la Fundación. El día del terremoto Espoir sintió el dolor del pueblo manabita, fuimos parte de este terrible momento. No solo hablamos de la gran cantidad de cartera en riesgo, sino que también estaba gran parte de nuestra vida allí.

Espoir es la tercera institución en tamaño de los que brindan microcrédito en esa provincia. Para Espoir el terremoto representó en cifras una exposición muy grande, el golpe fue fuerte, las primeras estimaciones decían que tendríamos una cartera deteriorada que llegaría a generar una pérdida de dos millones de dólares al patrimonio, estábamos hablando de que podríamos perder más del 20% de nuestro patrimonio debido a una afectación en la calidad de cartera.

A ocho meses de lo ocurrido, la situación no es tan grave. La cartera ha sido deteriorada en la mitad de lo estimado, por lo tanto las pérdidas serán de aproximadamente un millón de dólares. Definitivamente hay un golpe, que lo empezaremos a recuperar desde el 2017 y nos demoraremos aproximadamente dos años y medio en recuperar ese patrimonio.

Nos hemos encontrado con que la gente ha respondido favorablemente, la metodología ha ayudado, la confianza que hay entre clientes ha hecho que cumplan con los créditos. Luego del terremoto hasta hemos entregado 16 millones de créditos nuevos a clientes que ya habían pagado.

¿Cuáles han sido las principales afectaciones a nivel de infraestructura, recursos humanos, tecnología, afectaciones hacia clientes, que sufrió la fundación?

Lo primero que hicimos después del terremoto fue conocer la situación de nuestros colaboradores, de los 128 un total de 46 tuvo algún grado de afectación en su vivienda y cuatro perdieron la totalidad de sus hogares.

Con esta información la institución lo primero que hizo fue responder ante la realidad de sus empleados, nos aseguramos que desde Quito y Guayaquil se les proporcione vituallas para sobrevivir en esos momentos difíciles, además de dinero en efectivo ya que todo el sistema financiero estaba colapsado.

A pesar de que se vaya ir deteriorando la cartera, aseguramos pagarles los incentivos igual que antes del terremoto, eso significaba alrededor de 120.000 dólares en tres meses, solo en incentivos.

Otro daño fue la caída del edificio donde funcionaba la oficina principal de Portoviejo, donde habíamos estado más de 15 años, no era propio pero ocupábamos tres de las cuatro plantas, teníamos asegurados los bienes entre las dos oficinas que perdimos, Portoviejo y Pedernales que también fue daño total, teníamos asegurado muebles y equipos por 188.000 dólares y equipos de computación por 24.000 dólares. Eso fue ya devuelto y se adquirió todo lo perdido, ambas oficinas están operativas.

En el Carmen tuvimos que cambiar de oficina, ya que el edificio tenía daño estructural y a los 15 días estuvimos nuevamente operativos. En Bahía y Manta existieron daños menores. Con nuestros clientes pudimos trabajar una encuesta a lo largo de 4 a 5 semanas luego de ocurrido el terremoto, en total fueron 15.941 donde pudimos determinar el porcentaje de afectaciones que sufrieron nuestros clientes en sus casas y negocios y de allí alinear estrategias de trabajo en función de las necesidades prioritarias de los clientes.

¿Cuáles han sido las lecciones aprendidas luego del terremoto?

La primera lección, y debo destacar, la labor realizada por la Fundación desde el día que ocurrió el terremoto. En mi casa, desde ese día empecé a buscar información respecto al tema para tomar acciones, contacté a varias personas, pero no encontré una guía que me oriente frente a este tipo de eventos. Aquí encontré un gran vació.

Fuimos desembolsando los créditos en función del conocimiento del deterioro de cartera por zonas, para el mes de junio recién diseñamos nuestros primeros productos de reestructuración. Hay muy poca información, y a partir de esta lección se trabajó un proyecto con Cordaid, Espoir y RFD de la mano con una consultora con experiencia en manejo en desastres naturales, y ella ratificó que las acciones que tomamos fueron buenas.

Además se sistematizó toda esta experiencia en un documento que podrá servir como referencia para otras instituciones.

Teníamos un plan de contingencia, habíamos trabajado en manejo de desastres naturales, prácticas de evacuación, manejo de incendios, primeros auxilios, definimos el personal que tenía que cumplir ciertas funciones.

Capacitamos a las clientas en qué hacer frente a desastres naturales. Pero todo lo que habíamos diseñado fue pequeño e insuficiente para afrontar el terremoto.

Nos costó trabajo poder localizar a los 128 colaboradores de la Fundación ya que los sistemas de comunicación estaban colapsados,  recién a los cuatro días pudimos determinar el impacto que sufrieron.

¿Qué importancia le daría usted a un plan de contingencia frente a eventos exógenos?

Es vital hacer planes de contingencia, sin embargo, internamente tengo que tener bien definidos todos mis procesos para saber como gestionarlos ante un evento inesperado. Es importante tener medidas alternas, por ejemplo, si se destruye el espacio físico donde tengo ubicado mi servidor, tengo que tener claramente definido las personas que tienen que ir a reactivarlo o a su vez tener un centro alterno en otro punto.

¿Qué recomendaciones podría realizar a las Instituciones Financieras de Desarrollo para la continuidad efectiva del negocio luego de eventos exógenos?

Considero que los bancos y cooperativas grandes tienen un buen sistema de custodio de documentos, las instituciones medianas o pequeñas no lo tienen, hablando de documentos legales me refiero a contratos, pagares, etc. Nosotros tenemos un proceso semi centralizado, y en las oficinas regionales no tenemos bóvedas, para ello, necesitas una infraestructura grande, dependiendo el nivel de institución. Ahora estoy adquiriendo cajas fuertes medianas en cada oficina que proteja la documentación importante contra desastres naturales.

Junto con una infraestructura, buena, adecuada, segura, debes tener un buen proceso de administración documental. Invertir en procesos de comunicación alterna, en caso que se caiga una tengas otro de contingencia, sin embargo, a nivel de terremoto en Manabí, todos los proveedores se cayeron y nosotros teníamos contratado otro proveedor de la misma provincia que también dejó de operar.

Es importante contar con un personal comprometido y que pueda ser un soporte ante este tipo de eventos.

 

Comunicación

Red de Instituciones Financieras de Desarrollo

Miembros e Inclusión Financiera

Cooperativa Guaranda realizó con éxito Jornadas Médicas

Cooperativa Guaranda realizó con éxito Jornadas Médicas

La Cooperativa de Ahorro y Crédito Guaranda Ltda,  en conjunto...

Leer Más

Programa "Cuida tu Futuro" del Solidario incluye multimedia

Programa

El programa de educación financiera del Solidario diseña una herramienta...

Leer Más

Fundación Espoir realizó Campaña de Salud

Fundación Espoir realizó Campaña de Salud

El pasado 5 de octubre, Fundación Espoir realizó la campaña...

Leer Más

Cooperativa CACMU presentó nuevo servicio de salud

Cooperativa CACMU presentó nuevo servicio de salud

La Cooperativa de Ahorro y Crédito Mujeres Unidas Tantanakushka Warmikunapac“CACMU...

Leer Más

Banco D-MIRO incluyendo financieramente a más clientes

Banco D-MIRO incluyendo financieramente a más clientes

Desde sus origines  Banco D-MIRO ha  mantenido su vocación de...

Leer Más

Entrevistas

Entrevista Pedro Khipo, Gerente General, Cooperativa Fernando Daquilema

Entrevista Pedro Khipo, Gerente General, Cooperativa Fernando Daquilema

En el marco del XVII Foro de Inclusión Financiera de la RFD, mantuvimos un diálogo...

Leer Más

Entrevista Juan Carlos Urgilés, Gerente General COAC Jardín Azuayo

Entrevista Juan Carlos Urgilés, Gerente General COAC Jardín Azuayo

Juan Carlos Urgilés, Gerente General de la Cooperativa Jardín Azuayo, fue otro de los personajes...

Leer Más

Entrevista Wilson Araque, Director Observatorio de la PyME, Universidad Andina Simón Bolivar

Entrevista Wilson Araque, Director Observatorio de la PyME, Universidad Andina Simón Bolivar

En el marco del nuevo plan estratégico de la RFD por ser la organización líder...

Leer Más

Entrevista Fidel Durán, Gerente General Banco Solidario

Entrevista Fidel Durán, Gerente General Banco Solidario

La Red de Instituciones Financieras de Desarrollo (RFD), en el marco de su nuevo plan...

Leer Más

A 8 meses del terremoto del 16 de abril, el impacto en una IMF

A 8 meses del terremoto del 16 de abril, el impacto en una IMF

En la última edición de la Revista Microfinanzas de la RFD, se presentó una entrevista...

Leer Más

Estadística Inclusión Financiera

Información Microfinanciera Miembros RFD

Información Microfinanciera Miembros RFD

RFD validó y generó el Boletín Electrónico e Informes Trimestrales con corte a Septiembre 2017:  ...

Leer Más

Impulsando la Inclusión

RFD recibe delegación de Abcred Brasil

RFD recibe delegación de Abcred Brasil

La Red de Instituciones Financieras de Desarrollo recibió la visita...

Leer Más

RFD presente en XI Encuentro Nacional de Finanzas Populares

RFD presente en XI Encuentro Nacional de Finanzas Populares

La Red de Instituciones Financieras de Desarrollo (RFD), participó en...

Leer Más

Video XVII Foro Ecuatoriano de Inclusión Financiera

Video XVII Foro Ecuatoriano de Inclusión Financiera

Este video recoge los hitos del evento de Inclusión Financiera...

Leer Más

Seis millones de personas están excluidas de servicios financieros

Seis millones de personas están excluidas de servicios financieros

El trabajo para mejorar los indicadores de inclusión financiera todavía...

Leer Más

Eventos

Talleres abiertos CIF

Talleres abiertos CIF

  Te invitamos a participar de los talleres abiertos para discutir...

Leer Más